¡Nomas regandolaaaaa!

La necedad de tratar de quebrar un vidrio de auto en este chico es tan grande que no le importa darse unos buenos golpes con tal de quebrarlo, los intentos han sido suficientes como para molerse por dentro de su cabeza y aún así insistía